TRANSLATE/TRADUCIR

Spanish Afrikaans Albanian Arabic Armenian Azerbaijani Basque Belarusian Bulgarian Catalan Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Czech Danish Dutch English Estonian Filipino Finnish French Galician Georgian German Greek Haitian Creole Hebrew Hindi Hungarian Icelandic Indonesian Irish Italian Japanese Korean Latvian Lithuanian Macedonian Malay Maltese Norwegian Persian Polish Portuguese Romanian Russian Serbian Slovak Slovenian Swahili Swedish Thai Turkish Ukrainian Urdu Vietnamese Welsh Yiddish

Frases con actitud positiva.

El deseo es el punto de partida del logro, no la esperanza, sinó un profundo deseo que trasciende todo. Napoleón Hill.
Buscar - Categorias
Buscar - Contactos
Buscar - Contenid
Buscar - Newsfeeds
Buscar - Weblinks
Buscar - K2

DAR EL CORAZON A LA VIDA.

Valora este artículo
(0 votos)

La polución propagandística no favorece la paz soñada, que brota, como fruto maduro, de los caminos 
auténticos de la vida. Nuestro mundo actual rebosa de estímulos engañosos, que golpean dolorosamente a los 
incautos  y engañan hasta a los bien intencionados. Seduce a las personas con el espejismo de quimeras 
inconsistentes  y  de  dudoso  contenido.  Las  desvía  del  centro  dinámico  de  su  interioridad  y  las  sacia  con 
bocados azucarados de escaso valor alimenticio. Y la persona, lejos de encontrarse con los anhelos profundos 
de su mundo más verdadero, se pierde en las arenas movedizas y atormentadas de su propio yo.

 


Allí, ávidamente, goza de los dividendos fáciles de conquistas deslumbrantes, pero acaba arrastrándose y 
haciéndose sorda a las llamadas más íntimas que le vienen de su mundo más hondo. En vez de responder a 
ellas y de vivir lo que es, se contenta con la careta que le hace tan sólo parecer que es. Vive pendiente de la 
última  moda,  vagabundeando,  sin  una  orientación  personalizada,  sin  un  compromiso  engrandecedor, 
esclavizada por las propagandas consumistas que sólo la satisfacen por el momento, sin darle un rumbo claro 
y seguro. 
Pero  nosotros  somos  realmente más, mucho más  que  esas  lentejuelas  con  que  el  mundo  nos  reviste. Deseamos más, mucho más que esta posición social a que nos aferramos y que se nos reconoce. Somos un reino infinitamente rico y divinamente fascinante, que todavía está por conquistar. Para ello es preciso armarse de coraje y atreverse a ser grande, enfrentándose con las mentiras tentadoras que impiden el acceso a la intimidad del corazón. 
Y, principalmente, es preciso darle el corazón a la vida, en vez de pretender el corazón de ella. Fuimos hechos y existimos, no para aprisionar corazones, sino para liberar el nuestro. 
Bernard Shaw dijo, en cierta ocasión, que todos somos reyes, con la desgracia de que vivimos fuera de nuestro reino. Porque no somos dueños de nuestro corazón, no podemos dárselo a nadie. Y ésta es la más trágica de las pobrezas y la más lamentable de las desgracias. 
Neylor J. Tonin 
autor de "Historias de Sabiduría y Sabiduría de la A a la Z"

 

 

 

Visto 868 veces